SEMINCI

1960-seminciHoy quizá las cosas van cambiando un poco, pero Valladolid y los vallisoletanos siempre han sido muy amantes del cine, con multitud de salas repartidas por toda la ciudad. Seguramente ahí radique uno de los orígenes de la SEMINCI, la Semana Internacional de Cine que todos los otoños inunda las calles de anuncios y gente, yendo y viniendo de proyección en proyección. El origen se remonta ya muchos años atrás: estamos en la 61º edición de este festival que nació vinculado a la Semana Santa y como una Semana de Cine Religioso, aunque muy pronto se mostró la apuesta indudable de la Semana de Valladolid por un cine de autor, con búsqueda de valores humanos y sensibilidades sociales, pasando a denominarse “Semana Internacional de Cine Religioso y de Valores Humanos” Este mismo año, 1960 sería el de la configuración de la castellana espiga como símbolo de los premios otorgados a las mejores películas expuestas en el festival.

seminciEn 1973 adoptaría definitivamente su nombre actual, sin olvidar en ningún momento a grandes directores, que, aunque quizá no excesivamente comerciales, sí pueden considerarse grandes representantes del patrimonio cultural. Muchos podrían citarse y de muy diversas nacionalidades o estilos. Dejémoslo en algunos de los que refleja la propia SEMINCI en su historia del festival: Alguien voló sobre el nido del cuco (de Milos Forman), Primera plana (de Billy Wilder), El niño salvaje (de Françoise Truffaut), Loca evasión (de Steven Spielberg), Thelma&Louise (de Ridley Scott), La naranja mecánica (de Stanley Kubrick), La ciudad está tranquila (de Robert Guédiguian) o Mi nombre es Joe (de Ken Loach).

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.